Durante tres días, nuestra caravana de conductores de Uber y Lyft de la Alianza de Trabajadores Móviles recorrió casi 1,000 millas (916 para ser exactos) para llevar nuestra lucha por la AB5 y una unión directamente a la sede de Uber y al capitolio del estado de California.
Nuestra peregrinación comenzó el lunes por la mañana con un arranque desde  el centro de Los Ángeles, donde los conductores Linda Valdivia, Mike Robinson y Leonardo Díaz explicaron el propósito de nuestro viaje a los medios de prensa, y el reverendo Cue de la Iglesia “Church Without Walls”  y otros líderes religiosos del clero y Laicos Unidos por la Justicia Económica nos dieron la bendición cuando emprendimos nuestro largo viaje.

Nuestra primera parada fue en el famoso Forty Acres  en Delano, el sitio de las primeras oficinas de la Unión de Trabajadores del Campo (UFW). Fuimos recibidos por miembros de la UFW y dejamos una corona en homenaje a los valientes trabajadores del campo que allanaron el camino para nuestro viaje y al recuerdo de César Chávez.

Nos sentimos inspirados por los miembros de UFW que conocimos allí, que lucharon y superaron los mismos desafíos que enfrentamos hoy hace décadas.
Al igual que los trabajadores del campo, los conductores de viajes compartidos están repartidos por todo el estado. Muchos de nosotros somos inmigrantes, y todos nuestros empleadores nos maltratan habitualmente. Al igual que los trabajadores del campo, se nos dice una y otra vez que nuestra misión es demasiado difícil, que nunca podremos formar nuestra unión. 
Pero lo más importante, como los trabajadores del campo ¡vamos a ganar!
De hecho, fue el UFW quien inspiró nuestra caravana. En 1966, marcharon, a pie, en una peregrinación histórica desde Delano a Sacramento para crear conciencia sobre su explotación y exigir sus derechos.
Luego nos dirigimos a Fresno, donde realizamos un mitin con conductores locales y más miembros de la UFW fuera de la Cámara de Comercio de Fresno. La Cámara de Fresno, al igual que las cámaras de comercio en todo el estado, se ha opuesto abiertamente a AB5, alegando la mentira de que pondrá fin a nuestra supuesta flexibilidad.
Marchamos en sus puertas, presentando nuestras demandas escritas a mano de que dejen de apoyar a las compañías explotadoras y en lugar apoyen a los trabajadores.

Esa noche, durante la cena, escuchamos a proveedoras de cuidado infantil de SEIU 521 que también han estado luchando por un trato justo y respeto.
Con un día completo de solidaridad, nos fuimos descansar para un gran día en el Área de la Bahía de San Francisco. 
Sin tiempo que perder, nos despertamos a las 5 a.m. de la mañana siguiente y salimos a la carretera, llegando a San Francisco justo antes del mediodía, donde nos encontramos con nuestros hermanos y hermanas de Gig Workers Rising.

Juntos, llevamos nuestra auto caravana directamente a la sede de Uber y paramos todo el trafico en la famosa Market Street. Entre el gran sonido de los pitos de nuestros carros y con nuestras banderas volando alto, les llevamos nuestro mensaje directamente a las compañias.

Nos acompañó el aspirante presidencial Alcalde de South Bend, Pete Buttigieg, quien dijo: “¿Queremos un futuro donde no haya protecciones, sin sindicatos y los trabajadores no sean tratados como trabajadores? ¿O queremos un futuro con justicia?

Satisfechos de que Uber escuchó nuestro mensaje, cruzamos la bahía hacia Oakland para pasar una tarde compartiendo historias y construyendo solidaridad en la Iglesia Metodista Unida Taylor Memorial, que gentilmente nos acogió y alimentó.
El último día de nuestra caravana, llegamos a Sacramento a las 9 a.m. para comenzar nuestro último tramo hacia el capitolio. En una línea que se extendía por bloques, con legisladores y los medios mirando, bloqueamos las calles alrededor de la capital.

Mientras que la mayoría de nosotros manteníamos la cola en nuestros autos, el resto se unió fuera del capitolio por la autora de la Asamblea AB 5, Lorena González, y los senadores estatales María Elena Durazo y Connie Leyva. Los tres se manifestaron a favor del Proyecto de Ley 5 de la Asamblea, y en apoyo de nuestro movimiento para elevar los estándares para los trabajadores móviles en California.

Después de aproximadamente una hora, tomamos nuestra caravana hacia la Iglesia Ortodoxa Griega Anunciación, donde planeamos los siguientes pasos para hacer crecer nuestro movimiento en el primer Congreso Estatal de Conductores de Viajes Compartidos.

Con nuestra misión completada, nos despedimos de nuestros hermanos y hermanas de Gig Workers Rising y comenzamos el largo viaje a casa, compartiendo una última comida juntos en el camino.

AB5 se escuchará en el comité de asignaciones el viernes, antes de dirigirse al Senado para una votación y luego, con suerte, al escritorio del gobernador.
Una vez que el gobernador firme el proyecto de ley, entraremos en un mundo completamente nuevo, ya no seremos contratistas, seremos empleados y el próximo paso será forjar nuestra unión y, con ella, la capacidad de negociar como iguales con Uber y Lyft para un contrato que nos proporciona los salarios, beneficios, protecciones y flexibilidad que merecemos.
Hay un largo camino entre ahora y entonces, pero, al igual que los trabajadores del campo que nos inspiraron, sabemos que la lucha vale la pena y no nos rendiremos hasta que ganemos.
Por ahora, depende de nosotros construir poder haciendo crecer nuestro movimiento. ¡Habla con los conductores que conoces, cuéntales sobre nuestra pelea y envíalos a https://mobilealliance.org/join-the-fightpara inscribirte!

Video Recaps

Diá Uno
Diá Uno: Delano
Diá Dos: San Francisco

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *